Si bien se sabe que se originó en Europa, los orígenes del tenis se remontan al antiguo Egipto alrededor del año 1500 antes de Cristo. Las primeras evidencias son los dibujos descubiertos en las paredes de los templos egipcios construidos hace más de 3000 años. Esto demuestra que los egipcios fueron los primeros en jugar este juego de pelota como parte de sus tradiciones religiosas. Con el tiempo, el concepto de este juego de pelota llegó al sur de Francia en 800 después de Cristo, traído por la influencia de los moros.

Los primeros europeos que jugaron la primera versión del tenis fueron los monjes cristianos. El juego es todavía llamado ‘La Soule’ donde los jugadores usaban sus manos o un palo para golpear la pelota. «La Soule» pronto se convirtió en un juego de pelota popular fuera de los monasterios. Más tarde, alrededor de los siglos XII y XIII, el juego se desarrolló aún más. En lugar de solo usar la mano, los jugadores crearon un guante de cuero para que pudieran tomar más control al golpear la pelota con las manos. Con el paso del tiempo, se agregó un palo de madera al guante que llevó al nacimiento de la raqueta de tenis. Mientras tanto, la bola también había evolucionado de madera sólida a bolas más suaves que ahora se usan hoy en día. No pasó mucho tiempo cuando el juego se hizo popular y entró en los palacios reales de Francia.

Fue durante los siglos XVI al XVIII que el tenis realmente se convirtió en el juego que hoy conocemos. Fue también durante este tiempo que se convirtió en el deporte popular de la Realeza en Francia y fue llamado el juego de la palma. La palabra tenis vino de la palabra francesa que gritaban los primeros jugadores franceses al comienzo del juego “tenez”, que significa juego.

Poco después de su popularidad entre los aristócratas franceses, el tenis se extendió por toda Europa, especialmente en Inglaterra. De hecho, Enrique VIII miembro de la nobleza inglesa, se convirtió en un ávido jugador e incluso construyó una cancha de tenis en Hampton Court. Pronto, el tenis también fue muy aceptado en España, Alemania, Italia y Holanda, pero su popularidad disminuyó durante la Revolución Francesa en el siglo XVIII.

Pero a la vuelta del nuevo siglo, en el período victoriano de Inglaterra, el tenis fue revivido significativamente. Se construyeron nuevas canchas y aparecieron clubes de tenis. Fue en este momento que se creó el Lawn Tennis Club. Con el desarrollo del caucho vulcanizado, la producción de pelotas compatibles en grama prosperó e hizo posible el auge del Tenis. Pero, finalmente, las superficies de césped se convirtieron en arcilla y concreto, sin crear ningún problema con la pelota.

El éxito y la popularidad del Tenis

En Europa fue tan grande, que reemplazo al Criquet  como deporte de verano. Sin embargo, los adeptos al Criquet se esforzaron para revivir su juego, pero la organización que formaron en 1869 no logró atraer a la gente para apoyar su deporte. El club de criquet se convirtió en el Lawn Tennis Club en 1877, responsable del primer Torneo de tenis sobre césped. El torneo dio lugar a un comité que estableció las reglas del torneo. Después de esto surgió el Campeonato de Wimbledon.

El Campeonato de Wimbledon fue uno de los puntos destacados en la historia del tenis. Es responsable de la alta consideración que se le da a este deporte. Le dio al público grandes campeones para admirar e imitar como Fred Perry, Henri Lacoste y Billie Jean King. Con el advenimiento de la radio en la década de 1930, el juego se hizo cada vez más popular que nunca. Sin embargo, todo esto de repente terminó durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, después de la guerra, el juego se comenzó a practicar como antes y más personas empezaron a jugarlo al mismo tiempo que se añadían nuevas técnicas para mejorar el juego.